dimarts, 22 de juny de 2010

Recomendaciones literarias: Valerio Massimo Manfredi

Hace un rato, al entrar en mi habitación he reparado en un libro que empezaba a acumular polvo en la estantería. Se trata de La Torre de la Soledad, la primera novela que leí de Valerio Massimo Manfredi, uno de mis autores favoritos junto con Pauline Gedge. Profesor de Arqueología en la Universidad de Milano, sus novelas además de estar brillantemente escritas a menudo tienen relación con la arqueología y el legado de las civilizaciones antiguas. Sus obras más famosas son Alexandros, una trilogía sobre las conquistas de Alejandro Magno; y La última legión, más conocida gracias a su adaptación cinematográfica en 2007. Pero yo hablaré de dos obras suyas menos conocidas y que me gustaron sobremanera.

La primera es la ya mencionada La Torre de la Soledad. Ambientada en 1930, es la historia de un arqueólogo que sigue la pista de su padre, perdido en el desierto del Sahara mientras realizaba una misteriosa investigación. Philip Garrett, que así se llama, descubre en Pompeya la habitación de Avile Vipinas, arúspice etrusco que acompañaba una expedición del César cruzando el desierto. Avile Vipinas, único superviviente de la expedición, dejó constancia de una presencia feroz y misteriosa nacida de una torre solitaria situada en el extremo del mar de arena: las temidas Arenas de los Espectros. Garrett, entonces, emprende un peligroso viaje al Sahara para descubrir lo que se oculta en la llamada Torre de la Soledad.

Mientras tanto, en el Vaticano, Guglielmo Marconi es convocado en mitad de la noche al observatorio de La Specola, donde una potentísima radio, construida con gran secreto, está captando una misteriosa señal que proviene del espacio. El padre Boni, director del observatorio, ha hecho construir esa radio tras haber descubierto un texto oculto durante siglos en un lugar recóndito de la Biblioteca Vaticana, que años antes el padre de Garrett había logrado traducir: una especie de biblia elaborada por una civilización mucho más antigua que cualquiera de las conocidas; quienes antes de extinguirse habían construido la Torre de la Soledad y lanzado una señal al espacio.

¿Qué esconde la torre? ¿Quiénes eran, si realmente existieron, los Blemmi de los que hablaban los antiguos viajeros? ¿Cuál es el secreto de la bella Arad, heredera de Hallaki, por cuyas venas corre la sangre de las antiguas reinas negras de Meroe?


La segunda novela de Manfredi que recomiendo es El oráculo. Ambientada en Grecia, comienza en 1973 durante los últimos días del gobierno de los militares y las revueltas estudiantiles. En el Politécnico de Atenas, los estudiantes permanecen encerrados en señal de protesta contra el régimen, y como respuesta el ejército ataca la universidad. Claudio, un estudiante, consigue sacar del edificio a su novia Heleni, muy malherida, con la ayuda de sus amigos Michel y Norman. Esa misma noche, el arqueólogo Periklis Harvatis realiza un increíble descubrimiento: un jarrón de oro macizo con un grabado que representa el último viaje de Ulises; y lo confía a su ayudante Aristotilis, cuyo camino acabará cruzándose con el de los estudiantes a la fuga.

Diez años más tarde se suceden diversos asesinatos que indudablemente parecen una venganza por la matanza del Politécnico, por lo que Michel y Norman regresan a Atenas para intentar esclarecer el asunto. Pero lo más extraño es que el asesino, guiado por la mano de un personaje mítico [genial que hasta la última página no se descubre quién es], parece reproducir la profecía del jarrón que vieron en manos de Aristotilis y que, sin saberlo, les afecta muy directamente. ¿Quién es el misterioso Almirante Bógdanos, y cómo terminará la profecía?

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada