diumenge, 9 de maig de 2010

Generación Nocilla


Cuando oí por primera vez este nombre en clase de periodismo cultural pensé que era bien una broma o algún movimiento de cultura pop más raro que el peinado de la señora Simpson. Sin duda, las periodistas que les pusieron ese apelativo no se ganaron el cariño de sus referenciados, pues ponerle ese nombre a cualquier artista es tener mala gaita. Aunque ell@s mism@s se lo buscaron, por titular su trilogía Nocilla Project. [Nota mental: Cuando escriba mi propia trilogía, debo fijarme MUY BIEN en qué palabras escojo.]

Generación Nocilla
se refiere a una serie de escritores que en junio de 2007 participaron en un encuentro de nuevos narradores llamado Altas Literario Español. Tienen en común un estilo de "literatura zapping" en la que no hay una estructura clásica de inicio, nudo y desenlace, sino un conjunto de personajes cuyas vidas van transcurriendo sin una conexión clara entre unas y otras, tan sólo que pueden tener algo en común como, por ejemplo, que todos pasen por un punto determinado. Dicho así suena efectivamente muy raro, pero de hecho no es más que una ampliación de la realidad que refleja la obra y que la hace más próxima a la realidad.

Pongamos por ejemplo que a alguien le da por escribir una historia sobre la gente que pulula por nuestra facultad y toma como punto de inicio un día cualquiera, por ejemplo, mañana. El capítulo uno puede estar dedicado a Abel Garcia, que tiene que hacer bastantes trabajos y se pasó el sábado jugando al Tales of Vesperia. Abel llega a la facultad el lunes y le cuenta a su amiga Mercè lo poco culpable que se siente por su indolencia, porque al fin y al cabo ha hecho la faena que tenía que acabar para el lunes del trabajo de periodismo cultural con Laura y Guillem para Jose María Perceval. El segundo capítulo nos narra el cabreo de Mercè con la ineficacia del transporte público, el tercer capítulo trata de Laura que tiene que poner en orden el papeleo para el Erasmus y se extiende hasta que culmina la burocracia interminable de la UAB, el cuarto nos habla de Guillem, el quinto trata sobre José María Perceval, el sexto sobre la chica de Gestión Académica que ha atendido a Laura, y tal vez el vigésimosegundo nos cuente la vida de la señora de la limpieza del amigo del camarero que se lo está explicando a su compañera mientras trabajan e
n el bar de la facultad. Sí, seguramente la novela sería un lío, pero estaría más cercana a la complejidad de la realidad que si sólo contase las pocas ganas que tiene Abel Garcia de hacer las reseñas que debe entregar dentro de tres semanas.

Este tipo de historias "conectadas" tienen su gracia, aunque hay que cambiar el chip pues estamos acostumbrados mayoritamente a un tipo de narración encajonada, con unos protagonistas definidos y una historia que comienza y acaba. Los autores de la "Generación Nocilla" se rebelan contra esta estructura y reclaman un tipo de literatura más libre donde las historias sean abiertas y no haya estructuras rígidas o un solo género que limite lo que puede o no puede hacerse. Nocilla Dream, la primera novela de la trilogía, fue considerada una de las 10 mejores en 2006 por el suplemento cultural del diario El Mundo, y la mejor en lengua castellana según la revista de análisis literario Quimera. No sé si decir que les doy la razón o no porque no he leído nada suyo, pero para gustos se hicieron los colores.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada