divendres, 7 de maig de 2010

Minami

Entre las numerosas actividades maquilladas bajo el título de “Experiencia profesional” que luce mi currículum, hay una de la que me siento especialmente orgulloso: “MINAMI. Revista especializada en cultura japonesa.” Dicho así suena muy cool, casi parece que esté a un paso de la embajada, ¿verdad? Bueno, Minami es (o mejor dicho, fue) una revista de manganime en la que escribí durante cerca de dos años y medio. Lamentablemente cerró por circunstancias que nunca llegué a entender del todo, por lo que me contaron el tío que llevaba la editorial (el cual nunca nos pagó un duro a muchos, y eso que la revista costaba lo suyo – cerca de 4 euros) dijo que se había arruinado o algo así. Bueno, yo nunca me lo creí pero como por aquel entonces ya estaba liado con 1º de periodismo y bastante desconectado del mundillo manganímico, tampoco tenía mucho sobre lo que escribir. Supe definitivamente que mi época había pasado cuando le mencioné Sailor Moon a una compañera de clase y me preguntó “¿eso qué es?”


Guardo muchos buenos recuerdos de Minami, tanto de cuando la leía como cuando más adelante pasé a escribir en ella. La descubrí hace ya diez años, una época en la que yo desconocía las posibilidades de Internet con las que much@s de vosotr@s habéis crecido. El ADSL era algo así como la hipervelocidad del Halcón Milenario [y no me preguntéis qué es el Halcón Milenario si eso es lo que estáis pensando, so herejes] y por no conocer no conocía ni siquiera YouTube ya que no tenía Internet en casa. Para poneros en situación, imaginaos una época en la que no os pudierais descargar el último capítulo de Lost y la serie todavía no hubiese llegado a nuestras pantallas. ¿Terrible, verdad? Pues por increíble que os parezca, yo sobreviví a esa infiernal situación en muchas ocasiones. En ese contexto casi prehistórico, Minami me acercaba a historias que sólo podía rozar a través de sus páginas mientras esperaba que alguna televisión las emitiera o alguna editorial las publicase, como quien espera una aparición de la Virgen.


Tras unos cuantos años de seguir la revista, conocí a una chica (en todas las historias de mi vida tiene que aparecer una) que escribía en ella y que me facilitó el contacto del director. Le envié un artículo de prueba, me dijo que “era bastante bueno” (por lo que se ve, un cumplido extraño en él) y entré a formar parte de la redacción (virtual) de la revista. Pasé entonces de receptor a narrador, y aprendí a documentarme para hablar de las series más allá de lo típico de la historia y los personajes, así como a escribir y organizar un artículo largo y complejo. Conforme me sentía más seguro, me llegué a permitir divagaciones metafísicas sobre los mensajes de las series (normalmente porque no llegaba al mínimo de caracteres). Escribí bastantes artículos, y a pesar de que en más de una ocasión metí la pata o hice algún spoiler (por lo que me siento terriblemente culpable), me gustaría pensar que los lectores de entonces disfrutaban leyendo mis artículos igual que yo en su día disfruté con los de otros. Fue muy divertido.


Ahora recuerdo esos tiempos con nostalgia pues, por primera vez en mi vida, estaba haciendo algo que me hacía sentir realizado (es triste decir eso a los 20 años, pero mejor tarde que nunca). Un tiempo después fui a las jornadas de puertas abiertas de la UAB y llegué a la conclusión que el periodismo me ponía. Y aquí estoy ahora, tomando apuntes sobre técnicas de investigación y añorando aquellos tiempos en los que todavía mitificaba la Wikipedia, Google y YouTube como la santísima trinidad, mientras escucho una canción que me transporta a otros tiempos


2 comentaris:

  1. Jo em comprava la Minami, a més de la Shirase y la Guru-guru, o sigui que estic segura que he llegit algun dels teus articles, ja em refrescaràs la memòria, per saber exactament quins. Algun de Slayers, podria ser?
    Sempre vaig volver escriure en alguna d'aquestes revistes, però em deien que no et pagaven o que costava molt, o sigui que ho vaig anar deixant... això sí, vaig enviar la meva direcció perquè me la publiquessin i vaig conèixer gent meravellosa, tot i que poques amistats duren tant!

    ResponElimina
  2. No em sona haver escrit sobre Slayers XD Vaig començar a escriure a partir del número 64 (més o menys quan ens vam conèixer), o sigui que si tens revistes posteriors a llavors sí que és probable que hagis llegit algun article meu ^^

    ResponElimina